Virtualización y consolidación
consolidacion-movil-sinbucle.gif

Consolidación de servidores

Una de la mayores áreas de experiencia de VIRTUA es, como su propio nombre indica, la consolidación de sistemas mediante técnicas de virtualización. VIRTUA posee metodologías y tecnologías propias de consolidación que permiten a un típico gran Centro de Proceso de Datos (CPD) reducir el número de servidores a prácticamente su décima parte manteniendo toda su funcionalidad y reduciendo ostensiblemente el coste total de propiedad (TCO) del centro.

Complicado momento histórico

Hace ya muchos años que pasó esa época dorada del "punto com" en la que los costes de operación y propiedad eran meros parámetros residuales, y donde lo que verdaderamente primaba era estar a la última en materia de innovación informática (el llamado "best-of-breed").

Actualmente, la economía y la sociedad mundiales se encuentran en una de las periódicas encrucijadas de cambio de paradigma energético. El petroleo, la energía prima del siglo pasado ya hace unos años que ha tocado la cima del valle en su capacidad de produción. Ahora ya está en un declive irremisible y el mundo está obligado a buscar una energía prima alternativa. ¿La fusión, la fisión, el sol, el viento, las mareas, la gravedad, de todo un poco...? ¿Quién sabe? El afamado salvador, el hidrógeno, no es solución porque no se encuentran reservas del mismo en la naturaleza. El hidrógeno que producirlo a partir de otra energía prima. ¿Pero cual una vez en curva de agotamiento tanto el petróleo como el carbón?

Ante esta disyuntiva actual y hasta que vuelvan los buenos tiempos sólo hay una solución: el ahorro energético, y, por ende, el económico, pues carestía de bienes finitos en el mercado libre significa encarecimiento de los mismos.

Por otro lado, el factor competitividad es cada vez algo que más se valora. Los europeos, los norteamericanos, los japoneses, cada vez se preocupan más por el aumento de la competencia de economías antes casi inexistentes como la china, india o brasileña. En un mundo globalizado, lo primordial es minimizar costes y maximizar productividad.

Se acabó el derroche incluso para los países ricos.

Más servidores, más coste

Así, los dos principales parámetros que marcan el coste de operación de cualquier CPD de tamaño medio a grande son el número de servidores y el tiempo de operación de los mismos. El tiempo de operación es una variable que difícil se puede cambiar por los responsables del CPD, pues viene directamente marcada por la lógica de negocio de la empresa a la que sirve. Sin embargo, el número de servidores y la heterogeneidad de los mismos sí son parametros susceptibles de ser alterados por los directores de informática o sistemas y por sus equipos técnicos.

Tipos de virtualización

Sin embargo, la reducción de servidores hasta ahora se ha enfrentado a soluciones de virtualización no suficientemente avanzadas que han impetido obtener verdaderos beneficios de las consolidaciones. Hasta ahora, la típica solución de consolidación mediante virtualización ha consistido en trasladar cada servidor a unas máquinas virtuales dentro de un gran servidor. El problema es que estas máquinas virtuales y la gestión de las mismas ha consumido gran parte de los ahorros que se han obtenido con la consolidación debido a que la virtualización se ha hecho mediante intérpretes y traductores de todas las instrucciones máquina o al menos de las de entrada y salida (las más pesadas).

Esta interpretación, parseo y traducción de tanta instrucción típicamente ha conllevado no menos de una penalización del 35%-50% de rendimiento en sobreuso de ciclos de proceso de microprocesador (CPU).

Así, si la utilización típica de las CPUs en un CPD con servidores sin consolidar viene a ser no mayor del 25% á 60%, cuando se virtualiza con las herramienta tradicionales se tiene que prácticamente los beneficios que se logran con la consolidación se pierden por el coste de virtualización.

Esto es el caso típico de soluciones de intérpretes virtualizadores como pueda ser VMware(tm), QEMU, o MS-VirtualPC(tm), donde resulta muchas veces lo comido por lo servido y en definitiva sólo acaban siendo útiles cuando la carga de proceso de la máquina que se virtualiza es muy baja.

Nueva tecnología de virtualización

Sin embargo VIRTUA dispone de técnicas y herramientas cuyo coste de virtualización no supone siquiera ni un 5% de carga adicional en ciclos de microprocesador (típicamente un <2%). Obviamente, con un sobreesfuerzo tan bajo, ahora sí merece la pena virtualizar hasta el más saturado de los servidores sin prácticamente notar la diferencia en rendimiendo para las mismas. Así ahorraremos, cuando menos, los costes de administración y hardware.

La razón de esta altísima diferencia de sobrecoste es que las soluciones de virtualización de VIRTUA no traducen las instrucciones de código máquina ni tampoco manejan los dispositivos de I/O, sino que lo hace el propio núcleo de la máquina huesped. Esta "paravirtualización" (o completa virtualización si se usan micros extendidos Intel VT-X y AMD Pacifica) implica que prácticamente no hay que traducir casi nada y que además la complejidad de las máquinas virtuales es realmente reducida en comparación con las saturadas y mastodónticas máquinas virtuales antes mencionadas. A cambio se ha de adaptar el núcleo del sistema operativo hospedador, cosa que no es posible para algunos sistemas operativos aún (por ahora sólo los libres). Pero esto no representa ningún problema, porque esto es transparente para las aplicaciones y, en el caso de los nuevos microprocesadores, incluso para los sistemas operativos huespedes.

Virtualización en clusters

Sin embargo, ¿de qué nos sirve consolidar muchos servidores en uno grande si al final el grande va a resultar más caro que la suma de los consolidados?

La principal diferencia competitiva de VIRTUA es que sus soluciones de consolidación no se restringen a la técnica de la virtualización como es tónica común en el mercado. Eso es relativamente fácil pero poco óptimo. a partir de poco volumen que alcance el servidor huesped.

Cuando en VIRTUA hablamos de consolidación, hablamos de computación distribuida; de alta disponibilidad; de apagados en caliente; de conjuntos de sistemas de configuraciones flexibles y cambiantes en caliente; de alto rendimiento; de fácil backup masivo; de mantenimiento de distintos entornos de pruebas, producción, integración, consolidación; de fácil réplica de máquinas; de ASP; de grandes almacenamientos consolidados; de disponibilidad de ventanas de administración;... en resumen, de independizar absolutamente algo abstracto como el software, de una cosa físico como es el hardware.

Software sin ataduras

Con la tecnología disruptiva de VIRTUA, producto de muchos años de experiencia en supercomputación, ha llegado la libertad del software con respecto a su dependencia al hardware. Y en economía, la eliminación de una restricción generalmente suele corresponder a un ahorro/ingreso adicional y, por tanto, una ventaja competitiva para quienes lo saben aprovechar.

Contacte con VIRTUA si usted también quiere obtener ventaja.

 

Más información:

 

OPENTIA, alojamiento y desarrollo web
Joomla Templates by JoomlaShack Joomla Templates by Compass Design